¿Qué háran las Bolsas tras lo que diga hoy la Fed?

Nueva cita con la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos con los tipos de interés en el punto de mira. Tras realizar el pasado diciembre la primera subida de tipos en casi una década, el convulso inicio de año en los mercados tiene a los inversores totalmente expectantes ante el mensaje que dará el banco central sobre la hoja de ruta a seguir en 2016.

En los planes de la Fed entran entre tres y cuatro nuevas alzas de tipos a lo largo de este año. Sin embargo, las turbulencias en los mercados por China y el desplome del petróleo en lo que llevamos de ejercicio podrían haber alterado el proyecto de la institución presidida por Janet Yellen. Hoy, con las Bolsas europeas ya cerradas, se conocerá el mensaje de la Fed (a las 20 horas). Dependiendo de lo que diga el comunicado (no habrá rueda de prensa), los mercados reaccionarán de una manera u otra, según los expertos. Tras los vaivenes que han vivido las Bolsas este mes de enero y la renovada preocupación por el crecimiento global, el mercado espera que las cuatro subidas de tipos previstas se reduzcan a una. De ahí, la tensión que se palpa hoy entre los inversores, que se mantienen cautos en sus apuestas sin perder de vista la evolución del crudo. Así, esto es lo que puede pasar en función del discurso de la Fed.

Reacción al alza: Los mercados esperan hoy que la Fed haga alguna mención al ritmo al que acometerá las subidas de tipos en los próximos meses. “Los mercados recogerían de forma positiva si la Fed, en su comunicado, insiste en que tendrá muy en cuenta el estado de la economía estadounidense y mundial antes de proceder a subir nuevamente sus tasas oficiales. También es factible que ligue el proceso a la inflación, que en los próximos meses se verá presionada a la baja por el reciente desplome de los precios del crudo. De ser así, el comunicado será muy bien recibido por las Bolsas”, señalan en Link Securities.

En Renta 4 no esperan cambios en los tipos actuales, situados entre el 0,25% y el 0,5%. “Estaremos pendientes de cualquier referencia en el comunicado a una ralentización en el ritmo de subidas de los tipos de intervención a la luz del complicado contexto internacional (desaceleración en emergentes), una inflación inferior a lo esperado ante la prolongada caída del precio del crudo, y con unos salarios contenidos a pesar de estar cercanos al pleno empleo”, comenta la firma en su informe diario.

Profundización de las pérdidas: En el caso en el que la Fed no parezca dispuesta a modificar sus planes y dé a entender que las cuatro subidas de tipos siguen siendo factibles, la renta variable occidental girará nuevamente a la baja, apuntan desde Link Securities.

Para Lazard Frères Gestion, ciertos factores que han incidido, como el descenso del gasto público, irán remitiendo y la recuperación que está experimentando el sector de la construcción sostendrá la actividad. “El impacto del alza del dólar y de la bajada del precio del petróleo irá también atenuándose, pero el consumidor continuará beneficiándose de incrementos del poder adquisitivo que no han sido íntegramente repercutidos sobre el consumo. Por tanto, el crecimiento debería mantenerse firme (en torno al 2,5%) y generar el suficiente empleo que permita a la Reserva Federal continuar con su política de subida de tipos de interés”.

Baile de divisas: El analista de Unicorp Patrimonio, Miguel Paz, cree que todo apunta a que Yellen “cambiará radicalmente de discurso” respecto a diciembre y “dejará claro que con la presión bajista de los precios de materias primas y la fortaleza del dólar, así como la debilidad de los últimos datos macro de Estados Unidos, no se van a precipitar en realizar nuevas subidas de tipos”. A su juicio, esto provocaría un techo en el dólar “sobre todo frente a las divisas emergentes (no tanto frente a Japón y la zona euro puesto que estos están pendientes de ampliar el QE)”.

Cabe recordar que la reciente fortaleza del dólar está ligada al nuevo ciclo de política monetaria que ha comenzado la Fed, tras finiquitar el programa de compra de activos, el llamado Quantitative easing, que duró seis años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.