Préstamos y condiciones, cada vez más europeos

Las condiciones de financiación mejoraron considerablemente en el mercado de préstamos, con un abaratamiento que se asemeja cada vez más al negocio europeo. El volumen total alcanzó los 70.260 millones de euros, lo que supone un 11% más que el año anterior. El ranking de concesiones lo encabeza el Santander, seguido por BBVA y CaixaBank, según los datos recopilados por Thomson Reuters.

“Tras las políticas de desapalancamiento y contención de gasto de los últimos años, muchas empresas han retomado su actividad inversora, ya sea vía incremento en la capacidad productiva o vía adquisiciones de otras compañías”, comenta Daniel Andrés Martín Haas, director de préstamos de Bankia. Todo esto ha impulsado el dinamismo en la concesión de crédito facilitando condiciones de financiación favorables para las firmas.

Los sectores más activos fueron energía eléctrica y servicios. Destacaron las operaciones de Iberdrola (2.500 millones de euros), Gas Natural (1.750 millones) o la financiación de la compra de Eon España por fondos de infraestructura (1.100 millones).

En telecomunicaciones sobresalieron las financiaciones de Telefónica, la compra de R Cable por Euskaltel y Cellnex. Y, en construcción, las refinanciaciones de ACS (2.350 millones de euros), Sacyr Vallehermoso, Acciona y Ferrovial. Destacaron también las operaciones cerradas por El Corte Inglés (3.500 millones) y Eroski (2.141 millones).

A pesar del fuerte crecimiento del mercado español de préstamos, la concesión de dinero nuevo, especialmente para operaciones vinculadas a adquisiciones no ha tenido la relevancia que se esperaba a comienzos de 2015, señala Carlos Soriano, responsable de préstamos sindicados de Société Générale.

PRECIOS A LA BAJA
En el mercado de financiación bancaria, los precios se han estabilizado a la baja en la segunda parte del año y las empresas se encuentran con las condiciones más competitivas desde 2008, asegura Carmen Pino, responsable de préstamos de BNP Paribas para España.

“El pasado año se registró bastante actividad en el sector inmobiliario, en oficinas, centros comerciales y hoteles. También hubo un importante número de refinanciaciones en energía y se renegociaron bastantes préstamos sindicados corporativos, motivados por las mejoras de condiciones económicas y plazos, recuerda José Carlos Martín Rivera, director de banca de inversión del Popular. “Se formalizaron operaciones con unas estructuras más laxas, que se reflejaron en mayores plazos, mayores vidas medias y unas condiciones financieras más competitivas”, destaca David Noguera, director de financiación estructurada del Sabadell.

En 2016 apuntan que las entidades apostarán más por los aseguramientos, ya que se consolidaron en 2015. En muchos casos, optarán por colocar sus operaciones entre un grupo de entidades, en formato club deal.

El año que terminó fue en Europa el de mayor financiación para fusiones y adquisiciones desde 2008, resalta Pino. Las principales entidades vaticinan más operaciones en nuestro país.

Para Bankia, las perspectivas de actividad estarán marcadas por las previsiones de crecimiento, un 2,7% según OCDE. Dicho crecimiento tendrá su reflejo en el negocio bancario para cubrir las necesidades de financiación de las empresas y familias, según Ibercaja. Claudio Pita, director en banca corporativa de HSBC, no prevé un crecimiento relevante de operaciones porque no hay muchos proyectos de inversión nuevos.

En cuanto a plazos, no se esperan cambios significativos este año. Las financiaciones corporativas se han mantenido en torno a los 4,5 años de media, aunque se han cerrado operaciones puntuales donde los vencimientos han llegado a los 6 o 7 años. Las entidades no aceptarán plazos superiores, dice Pita.

A futuro es previsible que cada vez más empresas reduzcan su bancarización y tiendan hacia el mix de financiación americano”, mayor participación de los bonos o del direct lending [préstamos directos], pronostican en Bankia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.