Los Patriots echan a su entrenador de línea ofensiva

Los New England Patriots ya han encontrado al primer culpable de su derrota frente a los Denver Broncos en la final de conferencia del pasado domingo: Dave DeGuglielmo, el coordinador de la línea ofensiva. Suele ser que, en este tipo de situaciones, la cuerda se rompe por el lugar más débil, algo en lo que encaja DeGuglielmo.

El partido contra Denver fue una pesadilla para el ataque de los Patriots, y la mayor parte de culpa la tuvo la línea ofensiva. De eso nadie duda. Tom Brady fue presionado y golpeado en veinte ocasiones, récord de cualquier quarterback en la temporada. Los Broncos consiguieron tamaña superioridad con tan sólo cuatro jugadores presionando en la línea de scrimeage y a veces ni eso, pues con tres les bastaba para acogotar a Brady. Con esos números el equipo de Colorado pudo mantener dobles y hasta triples coberturas sobre Rob Gronkowski y Julian Edelman, eliminandolos efectivamente del partido.

En el juego de carrera la unidad no estuvo mejor. El corredor con más yardas de los Patriots fue… Tom Brady, con 13. El desempeño de la OL en el gran partido del año, pues, fue catastrófico y en buena medida capital en que los de Bill Belichick vean la Super Bowl 50 por la televisión.

Pero no sólo fue la final de conferencia. Dave DeGuglielmo cogió las riendas de la línea ofensiva en la temporada 2014 y ha sido incapaz de hacer funcionar a una unidad que estaba en plena reconstrucción. Quizás es que se pedía mucho de él.

Porque hay que tener en cuenta que en el tiempo que él dirigió la OL perdieron a Logan Mankins, traspasado a los Tampa Bay Buccaneers, Dan Connolly, retirado, y Ryan Wendell, aquejado de problemas físicos durante todo el año 2015. También Nate Solder, quizás el tackle más importante del equipo, se perdió mucha parte de la temporada, y Sebastian Vollmer, el otro ancla de la línea, ha estado más roto que entero en la campaña.

Sabiendo de todos estos problemas, o anticipándolos, el equipo se ha gastado buena parte de sus rondas medias en los drafts para ayudar a la unidad: Bryan Stork, Cameron Fleming, Tre’ Jackson y Shaq Manson han llegado en los últimos dos años desde la universidad para reconstruir la OL de los Patriots.

Todo lo anterior puede ser un atenuante, pero los números finales no pueden exculpar a Dave DeGuglielmo. Los Patriots han corrido para 1.404 yardas en todo el año, los números 30 en la liga y la peor marca en el equipo desde el año 2000, cuando Belichick se hizo cargo de la franquicia, y sus 3,7 yardas por carrera son la cifra más baja desde el año 2005, cuando Corey Dillon se lesionó. Este año también han sufrido la lesión en el puesto de LeGarrette Blount, que al final ha sido más decisiva de lo que parecía.

Tom Brady ha sufrido 38 sacks en el 2015, lo que es la tercera peor temporada de su carrera en ese apartado.

Todo ello sumado ha resultado en la evidente opción de prescindir de Dave DeGuglielmo. En el futuro de los Patriots está el seguir peleando por ganar la Super Bowl, pero para ello necesitan no tener un lunar tan evidente como lo ha sido este año su OL. La reconstrucción comenzará, directamente, con un nuevo coordinador del puesto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.