El turismo chino no es futuro. Ya es presente

A la pregunta ¿cuándo llegarán los turistas chinos?, Jennifer Zhang, socia directora de AsiaLink Spain, responde: “No llegarán, ya están aquí. Ya vienen y vendrán muchos, muchos más”.

Los chinos empezaron a salir como turistas hace 10 años, en 2004, cuando entró en vigor el ADS (Authorised Destination Status) para los países comunitarios, y desde entonces la cifra de turistas chinos que han visitado Europa ha crecido de forma exponencial.

Si hace 10 años salieron de China unos 28 millones de chinos, en 2020 se esperan más de 250 millones, según Global Shopping Forum. En España en 2015, nos han visitado unos 320.000 turistas. En solo 4 años multiplicaremos esta cifra por 3, y llegaremos a más de un millón de turistas en 2020.

China es un gigante demográfico con más de 1300 millones de habitantes que está generando una enorme clase media que llegará según los más optimistas a 500 millones de personas en 2020 y se convertirá en el primer país emisor de turistas del mundo.

España, si bien no es la primera opción para el turista chino hoy, se está poco a poco convirtiendo en un destino muy deseado por el viajero chino. Además en España el turista chino es el que más gasto produce. Si el gasto medio de un turista europeo es de unos 400 euros, el turista chino gasta unos 1.800 euros.

Y no solo es un destino turístico para los chinos, es un importante destino para la inversión del gigante asiático. Siendo el sector turístico uno de los campos en los que se está produciendo esta inversión en inmuebles, hoteles y touroperadores.

No solo China mira a España. Las empresas españolas quieren que los chinos vengan y que los españoles visiten China. Iberia ya ha anunciado su vuelo que conecta Madrid con Shanghái a finales de este año, con tres frecuencias a la semana. Cathay Pacific unirá Hong Kong con España en pocos meses. China Eastern también comunicará Madrid con Shanghái en junio.

Sin embargo no solo la flexibilización de los visados y la conexión directa de vuelos hace posible este enorme auge del turismo chino en España. España está adaptando de forma dinámica su oferta para el mercado chino y al turista chino. El turista chino está fuertemente digitalizado, vive en la red y utiliza constantemente los dispositivos móviles. Ve el mundo real a través del mundo virtual convirtiéndose los dispositivos táctiles en mecanismos de compra como en ninguna parte del mundo. Las empresas españolas que quieran captar al turista chino tienen que estar en la red. Pero no de cualquier manera. Tienen que estar en las OTA (agencias de viajes online) y en las redes chinas.

Tradicionalmente el turista chino llegaba a España con paquetes todo incluido y a través de touroperadores emisores que tienen sus receptivos en España. Este modelo está en retroceso frente a la nueva forma de viajar de los chinos. El turista chino compra Online, se orienta hacia viajes FIT (Free and Independent Traveller) y compra en OTA chinas desplazando ya a las agencias tradicionales.

El gran gigante chino de los viajes Online ya ha fijado España como destino objetivo a partir de este año 2016. Es Ctrip, equivalente al Booking o Expedia chino. Es el gigante mundial de reservas asiático con más de 250 millones de usuarios registrados de los cuales el 80% pagan a través de dispositivos móviles. Las empresas españolas que quieran optar por el turista chino de forma decidida tienen que estar presentes en este portal. Las empresas que no estén en portales chinos sencillamente no existen para los chinos.

El riesgo para España y las empresas españolas es no interpretar correctamente qué es China y cómo viajan los chinos. Existe una fortísima simplificación de este enorme mercado que hace que las compañías españolas no aterricen de forma adecuada en el mercado chino si no adaptan su forma de implantación. Gigantes españoles en España o en Latinoamérica con gran notoriedad y masa crítica, son simplemente desconocidos en China y para los chinos.

China confía en sus empresas. En el ADN chino está el trabajo duro y comprometido y el viaje. El nuevo cambio de la economía y la sociedad China ha introducido el ocio como derecho, no como privilegio, y la digitalización como forma de vida. Pagan en yuan y a su agencia de viajes de confianza, intentan evitar el pago a empresas fuera de China.

El turismo chino está cambiando el mapa turístico mundial y puede cambiar el mapa turístico español en algunos destinos por su volumen, que hace que cuando el mercado chino interpreta que un destino es atractivo, dicho destino genera tendencia y rápidamente alcanza un incremento muy rápido con una fuerte escalabilidad.

El turista chino busca en España gastronomía, cultura, cielos azules, compras, fútbol, mundo taurino, gente amable, la seguridad de las ciudades españolas. Recurrentemente se explica que el turista chino busca el lujo, y es cierto, pero es un lujo adaptado a China que es diferente del concepto español que se orienta más a la exclusividad y la pertenencia. El turista chino quiere un hotel de ubicación Premium, cuatro o cinco estrellas, donde se concentra una parte importante de su viaje, sin embargo su gasto más importante será en compras, gastronomía y ocio. Los recursos España ya los tiene. Hay que adaptar estos recursos al turista chino, y convertir estos recursos en productos y experiencias que nunca olvidarán y, lo más importante, lo contarán en las redes sociales, envían constantemente sus fotos y experiencias a sus amigos en China y vuelcan sus opiniones en los portales. En los portales donde los turistas chinos compran sus viajes y donde las empresas e instituciones del turismo español tienen que estar si quieren estar en el turismo chino.

Se despierta el gigante turístico y es el momento de España.

Jennifer Zhang es Socia Directora de AsiaLink Spain, representante oficial en Españade Ctrip, OTA Nº 1 de China

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.