Así funciona la conducción autónoma de Tesla

Tesla ha marcado un antes y un después en el sector de la automoción, sencillamente por la introducción de la tecnología a un nivel inexplorado en este mercado hasta su llegada. En términos de conectividad, la gestión de las berlinas de Tesla -y su nuevo SUV Model X– está completamente informatizada y cuenta con el apoyo de su propio ‘cloud’ para recibir actualizaciones OTA -Over The Air- como un ordenador, un móvil o una tableta. En términos de ‘mecánica’, Tesla se ha llevado sus vehículos al campo electrónico para la propulsión más avanzada del sector, por encima de los 500 kilómetros de autonomía y unas prestaciones vanguardiastas. Y en el campo de la ‘tecnología inteligente’…

La ‘tecnología inteligente’ de Tesla que hace posible la conducción autónoma

Antes de ‘Autopilot’, que es el nuevo sistema de conducción semi autónoma de Tesla, los principales protagonistas del sector ya habían apostado por tecnologías de asistencia en la conducción como el aparcamiento asistido, o incluso el aparcamiento remoto del BMW Serie 7. Y teníamos ya tecnologías para mantener al vehículo en el carril de forma automática. Ahora bien, Tesla ha llevado todo esto a un nivel muy superior.

Autopilot es capaz de llevar el coche por sí solo, al completo. Siendo eléctrico, el Tesla Model S prescinde de transmisión y, por lo tanto, perfectamente puede ir a mayor o menor velocidad adaptándose a la situación del tráfico, y tomando como referencia la situación de la vía en los 360 grados a su alrededor gracias a sensores de proximidad y cámaras infrarrojas. Ahora bien, no es una conducción plenamenta autónoma sino asistida, y para cambiar de carril tenemos que indicarlo con el intermitente, aunque el vehículo hace el resto por sí solo.

Además de esto, el sistema Summon coloca el coche en la puerta de casa con una instrucción desde el móvil, y el aparcamiento automático se encarga de, alineado con nuestro hueco en la ‘acera’, hacer todas las maniobras para encajar perfectamente el vehículo. La clave, sin embargo, es que todos estos sistemas se van mejorando con actualizaciones de software, porque la base de todo ello es un hardware -cámaras y sensores de todo tipo- que permite este tipo de ‘aplicaciones’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.