Alejandro Domínguez, nuevo presidente de la Conmebol

Como se esperaba, el paraguayo Alejandro Domínguez fue elegido hoy por unanimidad como presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) en el congreso extraordinario del ente rector que se está desarrollando en Luque, a las afueras de Asunción.

Con la baja del uruguayo Valdez, que el lunes confirmó ante el comité ejecutivo su renuncia a presentar una candidatura, Domínguez fue el único candidato a la presidencia y recibió las 10 adhesiones de cada una de las asociaciones nacionales de la región.

Domínguez, que el lunes cumplió 44 años, se venía desempeñando como presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) y fue durante dos períodos vicepresidente de la gestión de Juan Angel Napout, ex titular de Conmebol que hoy se encuentra detenido en Estados Unidos por el escándalo de corrupción que salpicó a la FIFA.

“Somos conscientes que este congreso se desarrolla en un momento de crisis, pero la enfrentaremos con valentía y dejaremos atrás los momentos más tristes de la Conmebol”, afirmó el flamante jefe del fútbol sudamericano. “Es la crisis más grande y profunda de la historia de la entidad. El manejo inmoral e inadecuado que ha habido en la cesión de los derechos televisivos nos exige modificar esas conductas”, destacó Domínguez. “No puede haber más malas prácticas. No más conductas inaceptables y corruptas. Nuestro compromiso es restaurar la credibilidad para garantizar la apertura y la transparencia de nuestra entidad”, señaló.

Además de Napout, sus dos antecesores en el cargo, el paraguayo Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo, también quedaron implicados en el caso ‘FIFAGate’ y ambos se encuentran detenidos, aunque Leoz está en una clínica de su propiedad en Asunción con prisión domiciliaria.

Para completar el círculo, la mayoría de las asociaciones nacionales quedaron descabezadas por el escándalo que investiga la Justicia de Estados Unidos, que acusa a decenas de dirigentes y empresarios de crear una trama de pago y cobro de sobornos en la comercialización de los derechos de competencias futbolísticas.

Este panorama facilitó el rápido ascenso de Domínguez, que hace menos de un año y medio apenas sólo acreditaba su paso como dirigente por el club Olimpia en su país y la vicepresidencia de la APF.

Los primeros objetivos que tiene Domínguez en su gestión es recuperar la afectada credibilidad de la entidad y afrontar el aumento de los ingresos que pretenden los grandes clubes de la región por participar en los torneos continentales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.