Empate celebrado como un título

Neville celebró el empate como si hubiese ganado la Europa League o la Copa del Rey. Me pareció que el pequeño era el Valencia y el grande el Deportivo, que hizo más méritos y tuvo más argumentos futbolísticos y de entrega en el campo para ganar. Todavía le dolerán las cervicales a Parejo de la sacudida que le pegó Neville entrando en el campo hasta casi mitad de cancha. Me hubiese dado igual para el análisis que se perdiera 1-0 o que, como sucedido al final, se empatara 1-1. Otro primer tiempo indolente del Valencia y otro segundo tiempo con arreones tardíos ya con el marcador en contra.

Neville no gana. Y no gana ante los asequibles. Está a 16 puntos de la Champions, que era su objetivo, y, sin embargo, hoy está a solo 5 de los puestos de descenso. Neville va perdiendo argumentos como puntos y solo se agarra ya a la mejoría futura cuando el equipo recupere a Feghouli, Enzo Pérez, Fuego y Paco Alcácer. Pero con ellos, con Nuno y con Neville tampoco ha funcionado. Si yo fuese Peter Lim pensaría en dejar a García Pitarch elegir un entrenador a la altura del Valencia. No tiene sentido gastar 212 millones en fichajes y dejarlos en manos de poco preparados como Nuno o aprendices como Neville, que podrá ser un gran entrenador de futuro (o no), pero la naturaleza no da saltos y él ha dado uno triple.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.