Seis pymes sanitarias con gran potencial

La industria sanitaria y biotecnológica española cuenta con grandes compañías que compiten en el mercado internacional. Grifols, Oryzon o Zeltia son algunas de las más conocidas. Pero por debajo de estas grandes corporaciones hay un nutrido grupo de empresas de tamaño pequeño y medio que saca adelante proyectos innovadores y con alta capacidad de trascendencia.

Se trata de un sector muy atomizado. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la industria farmacéutica facturó 13.728 millones de euros en 2014. El 72% de esa cifra es atribuible a firmas de 250 trabajadores o más, mientras que otro 24% viene de compañías de entre 50 y 250 trabajadores. Solo un 3,7% de las firmas que operan en este mercado cuentan con 50 empleados o menos.

Siguiendo con los datos del INE, la productividad del sector es la más alta de la industria manufacturera española (con 127.331 euros por empleado y año), superando a la industria del petróleo y las bebidas y tabaco. La rentabilidad de las actividades farmacéuticas y biotecnológicas queda fuera de duda.

Los inversores saben muy bien que los negocios basados en la aplicación de tecnología a la salud tienen mucho recorrido en una sociedad cada vez más envejecida y altamente demandante de este tipo de servicios. Así, el clúster catalán de las biociencias, Biocat, destaca en un informe que si en 2010 la inversión en el sector salud giraba en torno a los seis millones de euros en Cataluña, una de las regiones punteras, 2015 cerrará cerca de los cien millones.

Presentamos a continuación seis proyectos de seis compañías de tamaño pequeño y medio que darán que hablar durante este año debido a la innovación que incorporan.

AJL OPHTALMIC (ÁLAVA). Implante craneomaxilofacial impreso en 3D

Comenzó siendo la distribuidora en España de una firma de lentes estadounidense. Hoy, la compañía alavesa AJL Ophtalmic es un referente internacional en la elaboración de prótesis craneofaciales. “Arrancamos en 1992, pero tres años después compré la compañía y decidí abrir una fábrica propia”, explica el fundador y director general, Pedro José Salazar.

El salto de las lentes a las prótesis fue gradual. Comenzaron por desarrollar prótesis oculares de plástico poroso para personas que hubieran perdido un ojo. Con el tiempo, la empresa se fue especializando en el desarrollo de prótesis para la reconstrucción craneomaxilofacial.

El desarrollo de estos productos ha dado un salto de calidad al adquirir la compañía una impresora 3D industrial. Esta tecnología les permite construir prótesis a medida a partir de copias exactas del paciente (biomodelos), implantes o prótesis biocompatibles individualizados de partes específicas: cráneo, maxilar, mandíbula, etcétera.

Según la propia compañía, el sistema de impresión 3D reduce la duración de la cirugía, al evitar el lento proceso tradicional de moldeado, y permite ahorros de hasta 20.000 euros por paciente.

Con actividad comercial en 71 países, AJL Ophtalmic pretende vender estas nuevas prótesis en todo el mundo.

DAVALOR (BARCELONA). Una máquina óptica que arrasa en el ‘crowdfunding’

Ninguna empresa europea ha recaudado tanto dinero en crowdfunding como Davalor. La firma navarra levantó en 2015 hasta 15 millones de euros por esa vía y este año pretenden obtener una cifra parecida en rondas de financiación con inversores.

El producto que hace tan atractiva a la compañía es el prototipo de la máquina EVA, que comenzarán a fabricar finalmente este mismo mes. Se trata de un aparato para la medición, diagnóstico y entrenamiento de la vista. “A diferencia de las máquinas optométricas tradicionales, el sistema no es subjetivo: el paciente no tiene que decir si ve mejor o peor, sino que la herramienta lo detecta directamente”, asegura Juan Manuel Escudero, director de marketing de la empresa. La exploración se produce mientras el paciente juega con un videojuego. En unos cinco minutos se obtiene información objetiva sobre 75 parámetros de la vista, datos que hasta ahora costaba por lo menos cuatro horas recopilar.

El coste de la prospección, que se situaría en torno a los 25 euros, y la gran cantidad de información que aporta ya ha seducido a algunas grandes cadenas ópticas, que se encuentran ahora mismo en negociaciones con Davalor para hacerse con sus máquinas.

La compañía, fundada en 2011, tiene unos ambiciosos planes de expansión, que contemplan dar el salto a Europa en 2017 y a Asia en 2019.

IGENOMIX (VALENCIA). Los cromosomas que garantizan el éxito del embarazo

Científicos de la empresa española Igenomix junto a colegas de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Oregón han descubierto que se puede saber si un embrión humano va a ser cromosómicamente normal o anormal en las 30 primeras horas tras la unión de los núcleos de un óvulo y un espermatozoide. De este modo se puede garantizar el éxito del embarazo. Se ha demostrado que durante este tiempo un grupo de genes controla los movimientos de los cromosomas, siendo la causa de que los embriones sean normales o anormales.

“La firma transcriptómica podría utilizarse en la rutina clínica de la reproducción asistida para predecir de una manera eficaz cuándo un embrión tiene un número de cromosomas normal y puede ser transferido a la paciente o debe descartarse para evitar un futuro aborto”, explican desde la compañía. “Además, este estudio nos acerca aún más al desarrollo de nuevas técnicas no invasivas en la rutina clínica, ya que los genes seleccionados podrían también ser estudiados de una manera indirecta en el medio de cultivo, sin necesidad de tomar ninguna muestra del embrión”, matizan.

El 1,5% de los bebés que nacen en Europa anualmente lo hacen gracias a las técnicas de reproducción asistida, una tendencia al alza en los últimos años. Este adelanto, prevé Igenomix, que facturó 25 millones de euros en 2015, facilitará el proceso.

ONCOVISIÓN (VALENCIA). Las enfermedades neurodegenerativas ya se pueden palpar

Oncovisión arrancó su andadura en 2002 con una cámara gamma como único producto. “A partir de ese momento empezamos a desarrollar diferentes productos, siempre basados en la imagen molecular”, cuenta Ignasi Vivas, consejero delegado de la compañía con sede en Valencia.

La firma lanzó en 2010 la primera tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) dedicada al cáncer de mama, un producto con el que poder visualizar los tumores de manera funcional. Tras el éxito de Mammi (así se llama la herramienta), la empresa se propuso dar un salto más y aplicar esta tecnología a la neurología. “Este desarrollo suponía grandes retos técnicos: detectores más precisos basados en silicio, electrónicas más capaces y eficientes y nuevos algoritmos de reconstrucción”, apunta Juan Catret, coordinador del proyecto.

El reto se abordó con éxito, en colaboración con el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M) y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). El resultado fue un prototipo de PET de cerebro, bautizado como CareMiBrain. Este aparato permitirá monitorizar de forma precisa enfermedades como el alzhéimer o la demencia senil, aportando un diagnóstico precoz y una mejor comprensión de la enfermedad.

El dispositivo, por el que las grandes farmacéuticas ya suspiran, se empezará a comercializar en 2019.

SEVIBE CELLS (BARCELONA). Conservación de células madre con sello de EE UU

Los laboratorios Sevibe Cells se convirtieron en diciembre en los únicos de España en ser acreditados por la American Association of Blood Banks (AABB) para la conservación de células madre del cordón umbilical. La compañía de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) se convierte así en la quinta de Europa en contar con este permiso.

“Para nosotros ha sido un hito importante. La acreditación reconoce que nos guiamos por los estándares de EE UU, los más exigentes. Eso nos aporta un plus de calidad que nos coloca en primera división”, explica Eloi Palà, fundador de la empresa.

Nacida en 2008, Sevibe Cells apostó desde un primer momento por la conservación de células madre mediante la criogenización de las que contiene el cordón umbilical. Se trata de un proceso en el que, además de la complejidad técnica, prima la cercanía entre el hospital y el laboratorio: el tiempo que pasa entre la separación celular y la criogenización es crítico para evitar el deterioro del material.

Sevibe ha cerrado 2015 con una facturación bruta de cinco millones de euros. Su principal caballo de batalla es abrir el mercado. El año pasado hubo 426.000 nacimientos en España y solo 15.000 procesos de conservación de células madre. “Hay poca información y muchas maternidades no ponen los medios para que podamos llevar a cabo el proceso”, se queja Palà.

PROCARE HEALTH (BARCELONA). Un gel natural para combatir la sequedad vaginal

Un grupo de antiguos directivos internacionales de la multinacional P&G Pharmaceuticals decidió montar en 2012 un laboratorio farmacéutico propio. El resultado es Procare Health, una sociedad con sede en Castelldefels (Barcelona) enfocada a la salud de la mujer.

Encabezados por Yann Gaslain, director general de la firma, este equipo de profesionales se puso en marcha en su mayor parte con recursos propios. En solo dos años lograron lanzar un proyecto original fruto de sus investigaciones. Se trata de Palomacare, un gel vaginal que hidrata y repara la mucosa cérvico-vaginal. “Hemos creado una solución terapéutica basada en ingredientes de origen natural, como el aloe vera, el neem (un árbol tropical de la India) y el hongo Coriolus versicolor, cuya fórmula patentada facilita la penetración de los ingredientes activos en las capas más profundas de la mucosa vaginal, aumentando así su efectividad”, resume Gaslain.

Este producto, con el que la compañía estima que podrá colocarse en el mapa europeo, está especialmente indicado para los efectos de la atrofia vaginal, como la sequedad, que se suelen dar en mujeres con menopausia. Aunque también entre las jóvenes. “En España las chicas todavía ven un tabú en la sequedad vaginal. Esperamos que Palomacare contribuya a romperlo”).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.